jueves, 20 de febrero de 2014

Día de nieve en Navacerrada

Hola bloggeros. Hoy vengo a aburriros con mis locuras en la nieve, particularmente de mi excusión de hoy con mi insti. Hemos ido a Navacerrada, en Madrid, para esquiar (menudo frío, por cierto...).

Bleach en la nieve!! Porque es uno de mis animes favoritos, el que me estoy viendo actualmente y me gusta la imagen. Ah, y me pegaba con mi día.
Bueno, para seros sincera, la verdad es que el día empezó un poco atravesado.
Me desperté a las 6 y media y no podía volver a dormir, me levanté a las 7 para vestirme y demás, porque el autobús salía a las 8 menos cuarto y había que estar ahí a y media (según el cachondo de mi profesor, que se pasa toda la vida dándote la tabarra pa que llegues pronto y luego es él el que llega tarde; comprobadísimo). Problemas que tuve: mi lentilla derecha se me saltó del ojo y no podía encontrarla; menos mal que son desechables porque me tuve que poner otra corriendo. Mi pelo se negaba a colaborar y había quedado con mi mejor amigo desde que éramos peques para ir al insti, así que iba por toda la casa corriendo como una posesa, haciendo la cama, poniéndome las zapatillas, desayunando y metiendo el bocata en la mochila...una odisea, vamos, pero por lo menos llegué a tiempo, jajajaja.
Después el autobús que no aparecía, y cuando por fin subimos, veo que vamos a recoger a los "megamajísimos" del insituto que vino con nosotros a Andorra, a los cuales no soporto y no puedo ver ni en pintura. "Bueno, venga, no tienen por qué amargarnos", pensé.
Cuando llegamos a Navacerrada, hacía bastante frío (más que en Andorra, eso os lo puedo asegurar) había una niebla espesa y de tres pares de narices, a lo cual nosotros pensábamos "¡Hostia, ¿y ahora cómo esquiamos, que no me veo ni los pies?!"
El día pintaba "genial", desde luego, pero por suerte, las primeras impresiones no son siempre las más acertadas.
Una vez habíamos recogido el material, es decir, bastones, casco, esquís y botas (por dios, qué alivio al ver que las botas no me hacían tantísimo daño como las de Andorra; o eso, o que después de moretones y cortes en las espinillas, ya soy insensible al dolor en ellas...), nos separaron en grupos, los que nunca habían hecho esquí, entre ellos varios amigos y compañeros míos, los que sí habían hecho y estaban bastante bien de nivel, y los paletos que habíamos hecho y no nos acordábamos de nada más que de frenar (paletos con cariño, jajajaja).
Nos quedamos con una monitora muy maja, Nuria, y estaban la mayoría de mis amigos, por lo que yo estaba de lo más a gusto en el grupo (sólo uno de mis mejores amigos se fue con el grupo de los "pro", pero eso le pasa por ser bueno en todo XD. Además, sabe cuidarse solito y se maneja bien, así que...). Debo decir que por fin he conseguido girar bien y casi casi en paralelo (me ha salido una vez...jeje); Andrew, mi monitor de Andorra estaría orgulloso :,). Cuando se aclaró el día y la niebla acabó por desaparecer, ya lo veías todo muchísimo mejor, así que fue un plus.
La verdad es que la clase se me hizo corta, y ¡eso que eran tres horas! Y ya, cuando después de la clase nos dejaron por libre y pudimos tirarnos por la pista junticos y como queríamos, fue todavía más divertido.
A las dos menos algo devolvimos el material (volví a mis amadas deportivas) y nos fuimos a comer, en el aparcamiento rodeados de nieve (los mamones de los profes comiendo calentitos y a gusto en el restaurante, por supuesto, y nosotros helados de frío). Y ahí llegó otra de mis partes favoritas, después de sacarnos un par de fotos, uno de mis amigos vino con un boloncio de nieve enorme y empezó "a que la lanzo, a que la lanzo". Y ante ese desafío, ¿cómo íbamos a decir que no?
Conclusión: ¡guerra de bolas de nieve! ¡Un todos contra todos!
Yo solo lo he sentido por mi amigo Charlie, que se olvidó los guantes XDD. Hale, a coger nieve con las manos desnudas.
Y en esa guerra hemos estado hasta que nos hemos tenido que subir al autobús y volver a casita; lo cual me ha dado pena, me lo estaba pasando pipa con las bolas de nieve :D; a la vuelta me quedé frita y me sacaron una foto (maldito Charlie...jajajaja). Menos mal que no me ha dado por abrir la boca, ni babear...O hablar en sueños. Eso hubiera sido un pelín problemático jajajaja.
Así que he estado toda la tarde desde que llegué a casa medio dormida y comiendo un montón después de ducharme; no me acordaba de lo que cansaba esquiar, y el hambre que daba.

En resumen bloggeros, yo me lo he pasado de maravilla, me he reído un montón y le he cogido aún más el gusto a esquiar, aunque sólo si voy con mis amigos. Sin ellos no sería tan divertido, especialmente cuando me trolean los telesillas...las dos primeras han sido sólo de un tortazo en el culo por clavarme la barra, que por cierto, duelen que da gusto, y la última y la mejor ha sido la de estoy esperando el telesilla, y de repente pasa a mi lado como si nada...y se va. ¡Me había colocado mal y había pasado de largo! Un cara de WTF que se me quedó...y la profesora, que iba al lado, descojonándose, claro. A ver, es que yo acostumbrada a los de tres de Andorra y ahora me ponen en de dos...pues así me pasa.
Eso sí, los de los telesillas eran unos gilipollas de lo más desagradables, muy bordes. Qué asco de gente, de verdad, ya podían ser un pelín más amables. Menuda nos han echado a un amigo y a mí porque se nos ha atascado el esquí en el telesilla y no subía la barra de seguridad, y claro, si no sube no puedes bajar. Pero coño, que lo puedes parar, que no pasa nada. Menudos gilipollas, en serio. Si váis a Navacerrada...¡cuidado con los de los telesillas, que son muy "majos"!
Y con esto os dejo chicos, que voy a cenar y a dormir, porque estoy matada y aún me queda repasarme mi exposición de Filosofía para mañana :,(.
Deseadme suerte bloggeros, y muchos besos!!

4 comentarios:

  1. Jaja me alegra mucho verte tan alegre! No sabes la envidia que me das! Yo pensaba ir a Navacerrada la semana pasada pero se me fastidiaron los planes. Por lo que veo es muy recomendable! Lo que pasa que los 17 euros de billete me tiran un poco para atrás jajaja.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, sí la verdad es que ya era hora de que levantara un pelín de cabeza, que últimamente ente unas cosas y otras parecía una muerta viviente...
      La verdad es que esto de esquiar tiene su punto; hay que tener mucho cuidado y hacer caso a los monitores, porque aunque es divertido (sobre todo si vas con alguien divertido y con quien te lo pasas bien) también puedes hacerte alguna lesión gorda. Yo confieso que a ninguno de nosotros nos ha pasado nada gordo, un par de moratones, alguno que se espatarró un poquito y algún porrazo, pero nada tan grave como para provocar una hemorragia jajaja (y eso que yo soy una patosa de cuidado, soy peor que Anna en Frozen XD).
      Sí, la verdad es que es un pelín caro, pero infórmate bien de qué incluye, porque si son 17 con el material, el forfait y la clase, no está nada mal.

      Un besote para ti también guapo!!

      Eliminar
  2. Hahahahaha me habría gustado ver tu cara de "WTF?", cuando el telesilla pasó de largo y te dejó ahí XDDD.
    Por cierto, te he nominado a una cosa rara XD lee está entrada en mi blog y entenderás ^^ http://flotaconunlibro.blogspot.com.es/2014/02/liebster-award.html
    ¡Un beso! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, mi cara era todo un poema, pregúntale a Cris cuando la veas XD. Eso sí, gracioso fue un rato jajajaja.Okis, ya me he mirado la cosa rara esa y en cuanto pueda hago la entrada. Por cierto, ¿te puedo volver a nominar? jejeje.

      Besicos!!

      Eliminar