miércoles, 25 de diciembre de 2013

¡Feliz Navidad!

¡Hola bloggeros!


Aprovecho un ratito entre tanta comilona navideña para saludaros y desearos felices fiestas; que lo paséis muy bien con vuestra familia, amigos y seres queridos, que comáis mucho y que os traigan muchas cosas Papá Noel y los Reyes Magos ;).
Espero que estéis disfrutando de las fiestas y que no estéis muy de capa caída (son fiestas muy entrañables, y por tanto muy difíciles para algunos). Intentad pasarlo lo mejor posible guap@s, ¡y no bebáis demasiado champán ;)!

Cambiando un poco de tema, me apetece hablaros de mi experiencia la semana pasada en mi viaje de esquí, en Andorra (primera vez en mi vida que salgo de España). Debo decir que fue una pasada. Lo pasé estupendamente con mis amigos, a pesar del cansancio y de algunos hematomas en las piernas y en el culo, debidos a unas cuantas caídas en una nieve muy compactada (¡es decir, casi hielo!). Lo peor del viaje fue tener que cargar con el equipo y las malditas botas de esquí, que a más de uno nos provocaron unos buenos moratones en las espinillas. La comida del hotel tampoco era un portento (llegué bastante más delgada; a mi pobre madre casi le da un infarto al ver que se me notaba la cara más "chupada"), pero, gracias a mis amigos, me lo pasé genial; un montón de bromas y risas, algún momento un poco malo y alguno más tierno, pero estábamos todos juntos, lo aprovechamos y lo pasamos bien, y eso es lo importante. En cuanto al esquí, los dos primeros días hubo muchísimas decepciones; nos sentíamos patos mareados, pero una vez que le cogimos el punto, la verdad es que es un deporte que me gusta, aunque me sigo quedando con el patinaje sobre hielo. También estuvimos en Caldea, un "balneario" muy particular en el centro de Andorra la Vella (ciudad por la que también paseamos un poco), donde pudimos relajarnos y probar las fantásticas piscinas. Yo, siendo lo acuática que soy, me lo pasé pipa.
En fin, un viaje lleno de risas y mucha locura, especialmente gracias a mis amigos. Sin ellos nada sería lo mismo y les quiero un montón. ¡Gracias por los buenos momentos chicos!

Bueno, os dejo que sigáis con vuestras celebraciones; yo me voy a disfrutar de mi regalo de Papá Noel con mi madre y mi hermana: el videojuego de Disney Infinity para Wii (sí, es por daros envidia: soy moralmente mala, lo sé, lo admito, y me encanta).
Besos bloggeros!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario