sábado, 16 de febrero de 2013

Cómo y por qué me convertí en una Disney-Fan

Bueno, esta entrada es sobre uno de los temas de los que más hablaré en el blog: Disney.
Así que...¿qué mejor forma de empezar a hablar de esta increíble factoría que explicando cómo me convertí en fan de ella?
Lo primero, debo decir que este entrada está dedicada a Tex_McCormick y a sus dos blogs que sigo "Novedades Disney" y "El chico que perdió su sombra", ya que él hizo una entrada así en su blog personal y nos preguntó a sus seguidores que le contásemos cómo nos convertimos en Disney-fans, así que...aquí voy.

Logotipo de Disney, con el que crecimos la mayoría.

Sinceramente, no recuerdo muy bien cómo fue mi primer contacto con la compañía, ya que lleva formando una gran parte de mí desde que tengo memoria, lo cual da una idea de lo importante que es para mí.
Tengo un enorme collage de recuerdos al respecto.

De pequeña, muy, muy pequeña, me pasaba las tardes viendo "La Sirenita" en VHS, en mi viejo vídeo ( anda que no ha llovido...). Se la pedía a mi madre una y otra vez, tanto que mi madre acababa por cansarse y pedirme que, por lo que más quisiera, me pusiese otra película, porque se sabía ya hasta los títulos del principio. Además, la pobre lo oía por partida doble: yo era de esas que se sabían los diálogos a la segunda vez de ver la película, y todas las demás veces, decía las frases exactas y en el mismo momento de los personajes.
Al final, yo acabé por descubrir que, si dejaba que la cinta terminase entera, el vídeo la rebobinaba automáticamente y no tenía que pedírselo a mi madre. La consecuencia de esto era que, cada vez que ella pasaba por el salón y decía "¿Pero esto no lo has visto ya?", yo negaba con la cabeza con cara de niña buena y vocecita inocente diciendo "No, mami". Por supuesto, acabó por darse cuenta de que la tomaba el pelo de mala manera, pero como fui una niña bastante rara, muy quietecita, sin querer salir al parque, ni nada por el estilo y me entretenía, pues ahí seguí yo, con mis pelis (luego me dio por "La Bella Durmiente", sólo como curiosidad).
Y ahí empezó a formarse la Disney-fan que soy ahora.
Mis padres y mis tíos pronto descubrieron que el mejor regalo para mí eran los cuentos de las películas de Disney, que ellos me leían cuando era pequeña y que ya leí por mí misma cuando empecé a crecer. Todavía tengo las cintas de cassette y los cds con cuentacuentos de las películas, y los guardo como oro en paño (ni siquiera mi hermana las toca, porque sabe que puedo acabar convertida en la novia de Chucky como les pase algo).
Incluso mi primer contacto con el cine como "la gran pantalla" en general, fue gracias a Disney: la primera película que vi en el cine, con mi madre y mi tía, fue "Tarzán". Yo era muy pequeñita, creo que tenía unos tres años o estaba a punto de cumplirlos, pero mi madre dice que nunca hasta entonces me había visto tan quieta y tan emocionada con una película. Los colores, la animación, el amor por los personajes y la música de Phil Collins, calaron en mí muy hondo (hoy en día, "Tarzán" es una de mis películas favoritas), y, ese mismo día, mi madre me compró la muñeca de Jane, que todavía tengo muy bien guardadita.

Para mí, Disney ha sido, todavía es y será, una gran parte de mi vida. Sus valores en las películas con las que me he criado han influido en gran parte a convertirme en la persona que soy ahora, y creo que no he salido tan mal ;).
Sus personajes han significado el mundo para mí; muchos eran mis amigos imaginarios cuando era pequeña, mis amores platónicos (de niña, el príncipe Felipe, de más mayor, Jim Hawkins) y, en cierto modo, me ayudaban a no sentirme sola.
Incluso ahora, en esta época de mi vida en la que estoy ligeramente confusa acerca de mi futuro, los momentos en los que me siento perdida, ponerme una peli de Disney, o, incluso, leer uno de sus cuentos, me hace sentir mejor, y me ayuda a ver las cosas de otro modo. Me ayuda a ver que puedo hacer lo que me proponga, que puedo "brillar como un fuego solar, y hacer vibrar a las estrellas".
Por todo ello, estoy orgullosa de ser una Disney-fan, ahora y siempre, por mucho que crezca, porque, al fin y al cabo, todos llevamos un Peter Pan en nuestro interior.

No sé si me habré ido un poco del tema, pero...así es como me convertí en una Disney-fan, y las razones por las que siempre seguiré siendo una. Mucha gente piensa que Disney es sólo Disney-Channel y niñatas pavisosas que acaban francamente mal, pero, señores, Disney es mucho más que eso (de hecho, no tiene nada que ver el Disney que yo adoro con ello).
Un beso.
Nuevo logotipo de Disney.

6 comentarios:

  1. Que preciosidad de entrada!

    Primero gracias por nombrarme a mi y a mis blogs y por dedicarme la entrada.

    Segundo, me siento muy identificado contigo, yo también utilizo la magia de Disney como terapia y salvavidas en situaciones de las que no se como salir por mi mismo y siempre encuentro la respuesta o me siento mejor.

    Yo también tenía todo el día La Sirenita puesta jaja, entre otras y la verdad es que gracias a este maravilloso estudios hemos llegado a ser tal y como somos ahora y yo estoy muy orgulloso^^.

    Me ha gustado mucho tu blog, pero no veo el gadget para hacerme seguidor. Te aconsejo que lo pongas, sirve para mucho aunque parezca que no, puesto que así cuando nos metemos en el índice de blogger vemos los blogs que seguimos que han actualizado:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tex!!
      Me alegro de que te haya gustado mi entrada, el blog, y de encontrar a alguien que se sienta tan identificado conmigo.
      Ya he puesto el gadget para hacerse seguidor (como puedes ver, soy un despiste total), encima de los datos de perfil.
      Un beso muy fuerte.

      Pd: no tienes que darme las gracias por nombrarte y dedicarte la entrada, te la merecías de sobra.

      Eliminar
    2. En serio?? Jo, pues el bicho este no me lo marca...bah, se le habrá ido la pinza, ya saldrá.
      Un beso muy fuerte, y muchas gracias, Tex!!

      Eliminar
  2. Yo admiro y disfruto las películas antiguas, pero a partir del 2008 más o menos, pocas hay de disney que me hayan gustado, ahora hacen películas siempre con la misma fórmula argumentativa, y muy enfocadas al público infantil. Para los que somos de los 80 o los 90, no nos basta y no han perdido como público, y creo que deberían cuidar al adulto porque al fin de al cabo son los que tienen el dinero y les compran las películas a los hijos y son los que deciden que ven o no ven éstos.
    Considero que los dibujos a mano tienen una fuerza artística insuperable por el 3D, por muy bien hecho que esté, y se hecha de menos, y al ser más caro y trabajoso ya no se hacen películas así. La música antes era una maravilla, las canciones pasaban a ser inolvidables con sólo un visionado, eran tan buenas que incluso hay musicales actualmente de la bella y la bestia o de el Rey León.
    Si te gusta disney, si es que no lo has hecho, te recomiendo que leas los libros originales de los cuentos como el de Peter Pan, la Sirenita o La Isla del Tesoro, te gustarán mucho.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que Disney tuvo una época muy buena en los 80-90 y decayó un poco a principios del 2000, pero tiene clásicos muy buenos incluso de esa época (también hay alguno muy malo, para qué nos vamos a engañar). Aún así, no creo que nos hayan perdido como público cuando hacen películas que valen la pena, es decir, tirando abajo ciertos estereotipos y con diferentes enfoques argumentativos. Actualmente, la verdad es que yo estoy bastante contenta con lo que están haciendo (espero que continúen así).
      Tampoco creo que haya perdido su toque, incluso con clásicos ahora en animación 3D; por ejemplo, "Frozen" y "Rompe Ralph" a mí me parecieron películas con la típica magia de Disney; de hecho, de "Frozen" se está preparando un musical (yo vi el de "La bella y la bestia" hace años y me pareció impresionante, y si mi economía me lo permite, también veré el de "Frozen").
      Y con esto llegamos al debate entre dibujo a mano y 3D, donde ya no sé dónde posicionarme: lo cierto es que a mí el dibujo a mano me gusta mucho, crecí con él y ocupa un lugar muy importante en mí, pero creo que el 3D que hemos visto hasta ahora aún tiene mucho que enseñar; al fin y al cabo aún está en proceso, y me parece que también es una buena opción. Es cuestión de encontrar el término medio.
      Y ya con las bandas sonoras, la verdad es que es cierto que las antiguas son muy muy buenas y es difícil estar a la altura, pero actualmente hay varios clásicos que tienen canciones muy buenas y muy bonitas.
      Sí, he leído varios cuentos originales desde muy pequeña, aunque la Isla del Tesoro lo tengo en mi lista de pendientes; a ver si aprovecho este verano.
      Muchas gracias por dejar un comentario y saludos :)

      Eliminar